¿Sabías que las paredes, muros y cimientos de viviendas y edificios tienen una gran capacidad de absorción que puede causar graves problemas de humedad? Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre un muro con capilaridad.

MURO CON CAPILARIDAD

Cuando el agua del subsuelo asciende y entra en contacto con los muros, paredes o cimientos, se filtra a través de ellos igual que si lo hicieran a través de una esponja dado que los materiales que están en contacto con la tierra húmeda o el agua subterránea, permiten que esta ascienda a través de ellos, pudiendo alcanzar –particularmente- un metro y medio de altura.

Junto al ascenso del agua, también ascienden sales higroscópicas, que al subir se evaporan e impregnan en las paredes; y es allí donde comienzan los problemas porque cuando un muro no puede almacenar más agua, comienzan a salir manchas negras y otras señales que vaticinan el gran problema que se viene y las graves consecuencias de un muro con capilaridad en la vivienda.

SEÑALES QUE DETERMINAN UN MURO CON CAPILARIDAD

  • Salitre y moho en las paredes. El agua, cuando consigue salir al exterior, termina por evaporarse, dejando unas desagradables y sospechosas manchas blancas que pueden indicarte que tienes un muro con capilaridad y que el salitre está dañando la resistencia de la estructura edilicia. Este es uno de los problemas más común.

 

  • Caída de los diferentes revestimientos y rodapiés, así como de la pintura de las paredes. Cuando un muro con capilaridad no puede absorber más agua, ésta solo tiene una opción: salir. 

Si detectas desconches de pintura en las paredes o muros a determinada altura, ó que el revestimiento comience a deteriorarse, es muy posible que ya tengas en tu hogar un muro con capilaridad y todos los problemas que vienen consigo.

  • Sensación de humedad y frío en las estancias. 
  • Aumento del consumo de calefacción.
  • Problemas de diverso tipo con la instalación eléctrica. Si de repente un electrodoméstico deja de funcionar correctamente, o un enchufe comienza a fallar, o si detectas que no hay electricidad en algún ambiente de la vivienda, contacta de modo urgente con especialistas en humedades. Es que es prácticamente seguro que los interruptores, enchufes o cables ya se estén viendo afectados por los problemas de un muro con capilaridad.
  • Cimientos y muros debilitados, con el riesgo de inestabilidad que conlleva.
  • Paredes húmedas

Encontrar manchas en paredes o muros, especialmente en zonas bajas (metro y medio de altura como máximo), observar desperfectos en los zócalos o detectar olor a moho en esos ambientes, es un claro indicio que tienes un muro con capilaridad que precisa ser inmediatamente reparado por especialistas en humedades.

 

¿CÓMO TERMINAR CON LA HUMEDAD POR CAPILARIDAD?

Como ya sabes, la capilaridad permite que el agua llegue a las estructuras y que pueda dañar seriamente su integridad. Si no se cuenta con un sistema que prevenga el ascenso del agua se puede dar lugar, no sólo a un muro con capilaridad, sino a todos los problemas de difícil solución y con consecuencias realmente graves que puede ocasionar.

La buena noticia es que sí se puede terminar definitivamente con los problemas de humedad de un muro con capilaridad y se hace hincapié en la importancia del asesoramiento de especialistas en humedades. 

Los expertos deberán realizar un proceso de diagnóstico, investigación y evaluación lo suficientemente exhaustivo como para poder dar con la verdadera solución.