reparar humedad en paredes interiores

El inconveniente de la humedad puede causar algunos problemas leves, pero también otros más graves, por lo que reparar humedad en paredes interiores es fundamental para no exponerte a las consecuencias.

Cuando aparece humedad en una casa, esta llega acompañada de una serie de problemas que pueden a deteriorar seriamente el estado de la vivienda y la salud de las personas. 

La humedad puede dañar la estructura de la construcción, exponiéndose al riesgo de derrumbe y también llegar a devaluar seriamente el valor de una propiedad. Es un problema común, al que no suele darse la importancia que tiene. Sin embargo, tiene mucha más trascendencia en tu calidad de vida de lo que crees. Por eso, vamos a desvelarte los secretos sobre cómo reparar humedad en paredes interiores y de cómo solucionar problemas de humedad en general.

REPARAR HUMEDAD EN PAREDES INTERIORES

¿Sabías que los problemas de fontanería son una de las causas más comunes que llevan a la necesidad de reparar humedades?

Cuando se ven señales de humedad en el interior, no siempre tiene su origen a la vista; si bien hay causas más frecuentes que otras, una mala ventilación o un suelo muy húmedo también puede generar humedades.

Las consecuencias de no eliminar humedad pueden llegar a ser muy lamentables, dado que la salud de las personas que viven en un ambiente con humedades puede verse afectada, al igual que la resistencia y durabilidad de la construcción en sí.

Reparar humedad en paredes interiores, particularmente de yeso no es muy sencillo. Para ello, debes tener en cuenta algunos aspectos muy importantes. 

ASPECTOS PARA REPARAR HUMEDAD EN PAREDES INTERIORES

Como se menciona anteriormente, la causa de la humedad, que lleva a reparar humedad en paredes interiores, no siempre está a la vista, por lo que se debe buscar cuál es, con la ayuda de un especialista en humedades. 

Saber cuál es el problema y localizar el punto de origen es clave para acabar con el problema de una vez por todas.

Entendiendo la importancia del origen de las humedades, para reparar humedad en paredes interiores debes evitar optar por soluciones mágicas que aseguran la solución, dado que podrían funcionar como parches temporales a las consecuencias de la humedad, pero no al origen de la misma.

PASOS PARA REPARAR HUMEDAD

1. ORIGEN

Localiza el origen de la humedad. Es fundamental saber dónde se produce el problema para lograr elaborar una solución efectiva. Es que, si se produce por una filtración, pues sería en vano aplicar un tratamiento de humedades enfocado en la condensación, por ejemplo. 

Saber dónde está ubicado el origen conlleva, además, a la identificación del tipo de humedad que padece la vivienda, lo que facilitará reparar humedad en paredes interiores

La intervención y ayuda de un especialista en humedades es la mejor manera de ahorrarte tiempo y dinero, y estarás seguro que la humedad no volverá a propagar.

2. REPARACIÓN 

Una vez identificado el origen y el tipo de humedad, el especialista en humedades debe proceder a aplicar el tratamiento. Es decir, si es una filtración, arreglarla; si es capilaridad, fortalecer la impermeabilización; si es una filtración de agua de lluvia, pues reparar la impermeabilización del techo, entre otras.

3. LIMPIEZA

Una vez realizada la identificación del tipo de humedad y su origen, y llevada a cabo su reparación, es momento de una limpieza profunda en la zona afectada. 

Con esto se hace referencia a restos como musgo, plantas, hongos, pintura descascarada o cualquier otra eflorescencia. No debe quedar ningún resto de microorganismos de este tipo, porque el proceso de reparar humedad en paredes interiores habrá sido en vano.

4. RECONSTRUCCIÓN

Para avanzar con la etapa final necesitarás reparar todas las grietas y fisuras. El producto que escojas para ello, es parte de todo el tratamiento antihumedad, por lo que es recomendable que un profesional en humedades te asesore.

5. IMPERMEABILIZACIÓN

El especialista en humedades aplicará en la zona pertinente, un tratamiento para impermeabilizar y asegurar que (al haber saneado la raíz del problema) ninguna humedad vuelva a aparecer en tu vivienda.