ASMA Y HUMEDAD AMBIENTAL

asma y humedad ambiental

¿Sabías que el asma y la humedad ambiental están estrechamente relacionados?

Muchos médicos especializados en alergias y enfermedades respiratorias advierten a sus pacientes sobre la relación entre el asma y la humedad ambiental. Es que, los enfermos de asma deben extremar precauciones en las épocas de lluvias y humedad. 

ASMA Y HUMEDAD AMBIENTAL

 

¿QUÉ ES EL ASMA?
El asma es una inflamación crónica de los pulmones, específicamente de los bronquios, la cual ocasiona secreción en los mismos y dificultad al respirar.

El asma es una enfermedad catalogada dentro de las alergias y no tratarla de forma adecuada puede repercutir en la calidad de vida del paciente y de los familiares.

¿QUÉ RELACIÓN TIENEN EL ASMA Y LA HUMEDAD AMBIENTAL?

Los fenómenos meteorológicos como el viento y las tormentas son factores que influyen en gran medida, en pacientes con esta patología respiratoria. Es que, en estas condiciones climáticas, se produce un aumento en la concentración de polen en el aire y humedad ambiental, que supera los niveles tolerados ocasionando síntomas.

Además, las tormentas ocasionan dos hechos: aumento de la concentración de polen por una rotura de los granos producida por la lluvia y aumento de la concentración de ozono en la atmósfera (gas irritante para los bronquios, es el que produce el olor a tierra mojada tan característico de las tormentas); haciendo de la relación asma y humedad ambiental una combinación realmente peligrosa.

Los especialistas en el tema advierten que la falta de cuidado puede hacer que la enfermedad derive es un asma de difícil control, un estado crónico en el que el paciente no pueda realizar las actividades diarias con facilidad.

¿CÓMO CONTROLAR LA HUMEDAD?

Son muchos los factores que influyen en el asma y humedad ambiental dentro de un hogar. Las telas, las alfombras, los peluches, los libros y el papel tapiz son algunos de ellos. ¿Por qué? Porque estos elementos pueden contener esporas de mohos si están en lugares húmedos.

Mantener la casa y el patio secos ayudará a controlar la proliferación de moho; por ende, el asma y la humedad ambiental.

EN EL BAÑO:

  • Utilice un extractor cuando se duche o tome baños.
  • Utilice un escurridor para limpiar el agua de las paredes de la ducha y la bañera después de bañarse.
  • No deje ropa ni toallas húmedas en una canasta o cesta.
  • Limpie o reemplace las cortinas de la ducha cuando vea moho en ellas.

EN EL SÓTANO:

  • Revise el sótano en busca de humedad y moho.
  • Utilice un deshumidificador para mantener el aire más seco. Conservar los niveles de humedad en espacios interiores a menos de 30% a 50% mantendrá las esporas del moho bajo control.
  • Vacíe los deshumidificadores diariamente y límpielos con frecuencia con una solución de vinagre.

EN EL RESTO DE LA CASA:

  • Arregle los grifos y tuberías que pierdan.
  • Mantenga todos los sumideros y tinas limpios y secos.
  • Vacíe y lave con frecuencia la bandeja del refrigerador que recoge el agua del descongelador.
  • Limpie con frecuencia toda superficie donde el moho prolifere en su casa.
  • No utilice vaporizadores durante un tiempo prolongado para manejar los síntomas durante los ataques de asma.

EN ESPACIOS AL AIRE LIBRE:

  • Deshágase del agua que se acumula alrededor de la parte externa de su casa.
  • Evite los graneros, el heno y las pilas de madera.
  • No recoja hojas con rastrillo ni pode el césped.

Para eliminar definitivamente los problemas de humedad y así evitar las graves consecuencias a la salud que pueden provocar, consulta con nuestros especialistas. OK Humedades tiene los mejores y más efectivos tratamientos antihumedad para tu vivienda. DIAGNÓSTICO GRATIS


Escrito por

okhumedades

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Aviso de Cookies