tratamientos contra la humedad

Electroósmosis, pinturas, placas, inyecciones, deshumidificadores, son algunos de los productos que prometen terminar con las humedades. ¿Esto es cierto?, ¿Funcionan como tratamientos contra la humedad? Aquí te contamos la verdad y los mitos que los rodean. 

TRATAMIENTOS CONTRA LA HUMEDAD

Cuando descubres que tienes humedades en tu vivienda, es posible que la preocupación te invada y comiences a buscar soluciones por todos lados. Es en esa búsqueda, en la que aparecen términos y métodos como electroósmosis, bolas antihumedad, inyecciones, pinturas antimoho, entre muchos otros más; y en torno a ellos hay muchos mitos, verdades y mentiras que debes conocer para que, al momento de pasar a la acción, logres dar con tratamientos contra la humedad realmente eficientes. 

De la mano de profesionales puedes solucionar definitivamente los problemas de humedad en tu vivienda. Contactános y solicita tu diagnóstico gratuito

LOS TRATAMIENTOS CONTRA LA HUMEDAD MÁS UTILIZADOS

Bolas antihumedad

El sentido común hace que las personas acudan a las soluciones más sencillas, populares y económicas a su alcance que prometen ser tratamientos contra la humedad.

Es bajo este criterio, una de las primeras opciones que aparecen son las reconocidas bolas antihumedad. Estas se colocan en los ambientes afectados y su funcionamiento consiste en dejar que los productos químicos (cloruro de calcio) absorban la humedad del ambiente.

Lo que vale destacar, es que los productos antihumedad químicos -como lo son las bolas antihumedad- pueden mejorar temporalmente humedades muy débiles por condensación y en espacios muy reducidos, pero en ningún caso se encargan del origen de las humedades por lo que las consecuencias de la humedad por condensación siguen empeorando. 

Acudir a productos de este tipo sólo te hará gastar dinero y tiempo –muy valioso- en vano. Es que mientras más demores en lograr un tratamiento contra la humedad definitivo, padecerás más y más consecuencias que hasta podrán poner en peligro la salud de tu familia y la resistencia de la estructura edilicia.

Electroósmosis

La electroósmosis es un fenómeno que se genera por la inducción de un campo eléctrico en un medio poroso con la finalidad de cambiar el movimiento de las moléculas de agua.

Para expresarlo de un modo más entendible, la electroósmosis consiste en cambiar, a través de la electricidad, la polaridad del elemento constructivo que está siendo afectado por las humedades.

 Este método funciona de la siguiente manera: las moléculas de agua, inducidas por un campo eléctrico en una pared o muro ascienden. En teoría, si se aplica una carga u onda eléctrica en la zona igual, el líquido en lugar de ascender descenderá, ya que el agua del interior del elemento afectado será expulsada al tener la misma polaridad que el muro.

 La electroósmosis es conocida como un tratamiento contra la humedad para eliminar los problemas de humedades, particularmente los de capilaridad. Sin embargo, antes de hacer la inversión de la contratación de esta debes saber que este sistema no eliminar por completo y de manera definitiva las humedades de tu hogar.

Como razón principal de su fracaso como tratamiento contra la humedad es que este sistema no apunta al origen del problema de humedad, sino a una presunta solución de las consecuencias que este genera en las viviendas.

Pinturas anti-moho

Las pinturas antimoho tienen un problema muy puntual y es que atacan un solo síntoma de las humedades, y no la raíz del problema. El resultado es claro: si sólo tapas las consecuencias de la humedad, el problema volverá a manifestarse. Cuando lo haga, será con más fuerza que antes agravando de manera considerable el problema de humedad que tenías.

Placas antihumedad

Este producto es un revestimiento que se coloca en las paredes y que, dependiendo el tipo de problema de humedad que se tenga es recomendable o no como tratamientos contra la humedad.

Su función es aislar térmicamente la zona y sirve como elemento decorativo. Trabaja absorbiendo parte de la humedad de las paredes evaporándola de forma gradual e imperceptible. Liberando la humedad a través de las aberturas de los ambientes.

Inyecciones para la humedad

Este método tiene como objetivo principal, evitar la humedad por capilaridad en todo el muro que se interviene, por lo que se debe aplicar a lo largo del muro afectado, una barrera anticapilaridad que impida el paso de agua por todos los poros y conductos capilares.

El producto que es inyectado en los muros es un compuesto sintetizado en laboratorio. Basado en polímeros de silanos y siloxanos, cuyas propiedades físico-químicas les hacen capaces de repeler el agua y alcanzar el efecto descrito. 

La manipulación y colocación de este producto químico debe ser muy puntual y específica para no generar más daños de los que ya hay. Con esto se quiere decir que, si no conoces cómo hacerlo, es preferible que no lo hagas y que contactes a un especialista en humedades que podrá, a ciencia cierta saber si este método es el idóneo para el caso, o si es preferible optar por otros tratamientos contra la humedad en tu vivienda.