un tratamiento de humedad en viviendas

Los problemas de humedad en la vivienda pueden convertirse en un gran quebradero de cabeza si no se ataja a tiempo con un efectivo tratamiento de humedades en viviendas.

Si bien, existen muchos remedios caseros y métodos que parecen mágicos y milagrosos, la mayoría de ellos son muy caros a largo plazo y pueden complicar aún más las humedades que padece tu hogar. Aprende a detectar las humedades y a tomar las decisiones correctas debido al tratamiento de humedades en viviendas adecuado.

IDENTIFICA LOS TIPOS DE HUMEDADES

Para lograr conseguir el tratamiento de humedades en viviendas indicado, lo primero y principal es saber identificar los tipos.

Vale destacar que, ante la presencia de humedades, es preferible actuar con rapidez diagnosticando el problema, o al menos antes de que sea demasiado tarde, pues los posibles tratamientos de humedades en viviendas y soluciones son muy diferentes dependiendo del tipo de humedad.

Condensación:

Este tipo de humedad provoca que se empañen los cristales de las ventanas y que aparezcan manchas de contornos poco definidos, incluso moho. La condensación se debe a una combinación de temperaturas altas, falta de ventilación y aislamiento térmico. 

Filtración:

Las filtraciones debidas a la lluvia o por fugas de alguna tubería suelen provocar la aparición de manchas tanto en la parte interior de los muros como en la exterior. El agua entra generalmente a través de las juntas de los ladrillos o por grietas que presenten éstos. Si se trata de fugas en las tuberías, las manchas de humedad suelen quedar claramente delimitadas en las paredes interiores.

Capilaridad:

Las manchas de este tipo de humedad provocarán que en el interior de la vivienda el papel pintado se despegue o la pintura se desconche. Podrían aparecer formaciones de salitre e incluso musgo.

CONSEJOS PARA EVITAR LAS HUMEDADES EN LA VIVIENDA

Como se mencionó en el inicio, cada caso es particular y requiere de un tratamiento de humedades de viviendas específico. Ahora bien, algunos consejos que puedes implementar para colaborar con el tratamiento es ventilar bien cada uno de los ambientes del hogar e ir a la raíz del problema; es decir, encontrar de dónde parte la humedad y qué la origina. De lo contrario, el problema persistirá por más capas de pintura que se apliquen a la mancha.

Las humedades pueden partir de los muros, cubiertas, suelos, fachadas; y para disminuir su impacto se debe comprobar el correcto funcionamiento de los canalones y las bajantes de evacuación una vez al año, sobre todo al finalizar la temporada habitual de lluvias. 

La fachada es otra zona especialmente sensible para las humedades, que es necesario revisar de manera periódica, comprobando el estado del revestimiento y si han surgido grietas o deformaciones. En las cubiertas, se deben comprobar las protecciones y el tejado también del mismo modo.

Estos consejos podrían funcionar como métodos preventivos y de control, no evitarán por completo que las humedades aparezcan en tu hogar, pero sí te permitirán identificar su aparición en el primer momento haciendo mucho más sencillo el proceso de aplicación del tratamiento de humedades en viviendas. 

REMEDIOS QUE NO FUNCIONAN COMO TRATAMIENTO DE HUMEDADES EN VIVIENDAS

Existen varias maneras de reducir el impacto de las humedades en las viviendas, pero que no funcionan como una solución real y definitiva al problema de humedad como sí lo hace un tratamiento de humedades en viviendas específico.

Algunos de estos remedios son:
  • Absorbentes de humedad: son productos químicos a base de cristales de sal y absorben poca humedad y sólo son eficaces en espacios pequeños, como los armarios. 
  • Deshumidificadores: el aire pasa por su interior, se condensa al enfriarse, se convierte en líquido y cae a un recipiente para su retirada. 
  • Ventilación permanente: La ventilación es básica y debe realizarse a diario, abriendo las ventanas, eso sí, un tiempo prudencial. Las paredes no deben tampoco estar frías y no se deben dejar habitaciones sin calefacción.
  • Membrana estanca: consiste en intercalar dentro de la pared con humedad una barrera de material impermeable. Se sitúa en la parte baja de la pared para que la humedad no ascienda por ella. 
  • Inyecciones de hidrófugos: Para realizar este tratamiento de humedad en viviendas se deben hacer bastantes agujeros en las paredes e inyectar un líquido en ellos, ya sea directamente o mediante tubos. Esos líquidos suelen ser disolventes a base de siliconas. Y se debe tener mucho cuidado al manipularlos. Producen alergias en algunas personas que a veces ni siquiera lo saben hasta que no entran en contacto con ellos. La cantidad de líquido que se inyecte depende de la cantidad de humedad que tenga la pared; esto hace a su aplicación un proceso muy complejo para quien no es especialista en humedades.
  • Electroósmosis: Consiste en aprovechar la diferencia de potencial entre los metales del material de obra y los del subsuelo para provocar un efecto galvánico. Se invierte el sentido del flujo del agua y se le fuerza a descender. Para ello, se colocan unos electrodos en el muro y en el suelo. 

Algunos de estos métodos pueden servir como complemento al tratamiento de humedades en viviendas, pero no funcionan ni solucionan el problema por sí solos. Ya que ninguno de ellos ataca el origen del problema de humedad, sino que se enfocan en las consecuencias del mismo.

Un especialista en humedades podrá detectar, con un diagnóstico exhaustivo, qué tipo de humedades tiene tu vivienda y cuál es el tratamiento de humedades en viviendas más eficiente para el caso en particular.

En OK Humedades te brindamos los mejores tratamiento contra las humedades de tu vivienda. Soluciones definitivas para los distintos tipos de humedad con garantía de 30 años.

¡SOLICITA YA TU DIAGNÓSTICO GRATIS!