rejilla antihumedad

¿Sabes qué son las rejillas antihumedad o rejillas de ventilación para paredes con humedad? Aquí te lo contamos; además, para qué sirven, cuándo es conveniente instalarlas, dónde y cómo.

Las rejillas antihumedad, o de ventilación para paredes con humedad son dispositivos que se colocan en las paredes de habitaciones con humedad o carente sistema de ventilación para conseguir que el vapor y los olores salgan al exterior.

Las rejillas antihumedad no sólo son una gran forma de evitar la humedad por condensación en cuartos propensos a padecer este tipo de humedad (como el cuarto de baño) sino que en muchos códigos de construcción es obligatoria su instalación para garantizar la calidad de aire de ese ambiente.

¿PARA QUE SIRVEN LAS REJILLAS ANTIHUMEDAD?

Tanto las rejillas antihumedad como los extractores de baño tienen como principal función expulsar el aire caliente y húmedo del interior de la vivienda, hacia el exterior.

Como ya sabes, el cuarto de baño y la cocina en particular, son ambientes donde se produce mucha humedad por condensación que, además de causar desconche de pintura, aparición de moho u hongos y malos olores; puede producir problemas en la salud de las personas que viven en la vivienda. 

En algunos casos, instalar una rejilla antihumedad o de ventilación es una buena forma de lograr que el aire húmedo se vaya hacia afuera y la humedad tenga una vía de escape y no se acumule en las paredes o techos.

¿CUÁNDO ES NECESARIO INSTALAR REJILLAS ANTIHUMEDAD?

Hay algunas señales que vaticinan la necesidad de instalar rejillas antihumedad. Algunas de ellas son: 

  • Si después de tomar una ducha el cuarto de baño permanece húmedo durante mucho tiempo
  • Las paredes y espejos quedan con vaho
  • Comienzan a aparecer manchas oscuras en juntas de azulejos
  • Carente o inexistente ventilación a través de ventanas
  • Cuarto de baño (o algún otro ambiente en particular) huele a humedad

Pues, cuando se manifiesta alguna de estas señales es momento de instalar una rejilla antihumedad.

¿DÓNDE Y CÓMO INSTALAR UNA REJILLA ANTIHUMEDAD?

Si bien puede sonar como algo muy sencillo, saber dónde y cómo instalar una rejilla antihumedad tiene su grado de dificultad. Es que, si lo haces en el lugar desacertado, habrás realizado reformas innecesarias sin sentido, gastando tiempo y dinero; y si se instala la rejilla antihumedad de manera incorrecta, pues sucederá lo mismo. 

Algunos consejos para la correcta instalación de las rejillas antihumedad consisten en:

Considera, siempre, que es conveniente colocar la rejilla antihumedad lo más cerca posible de la fuente de humedad. En un cuarto de baño pequeño, es recomendable centrar la rejilla antihumedad en la pared, en baños más grandes colocar la rejilla antihumedad sobre la ducha es una buena ubicación.

Vale destacar que, las rejillas antihumedad no sólo sirven para baños. Es recomendable colocar también en la cocina, espacio donde también hay generación de vapor a diario; y básicamente en cualquier habitación o pasillo donde la humedad se condense en las paredes.

¿LAS REJILLAS ANTIHUMEDAD SOLUCIONAN EL PROBLEMA DE CONDENSACIÓN?

Las rejillas antihumedad no solucionan el problema de humedad por condensación, sino que colaboran con un aspecto fundamental para combatir a la misma, que es la ventilación. Lo ideal es contar con la ayuda de un especialista en humedades que tenga la experiencia en el tema, para que, además de colocar la rejilla antihumedad de forma acertada y efectiva, pueda decirte a ciencia cierta, cómo eliminar la humedad por condensación, y evaluar la posible existencia de otro problema de humedad en tu vivienda