tratamiento antihumedad en paredes interiores

El tratamiento antihumedad en paredes interiores debe hacerse bien desde el inicio, priorizando la prevención y contando con la asistencia de especialistas en humedad.

TRATAMIENTO ANTIHUMEDAD EN PAREDES INTERIORES

Sin lugar a dudas, el tratamiento antihumedad en paredes interiores más efectivo es tratar que la humedad nunca tenga lugar en tu vivienda. Esto parece obvio. Pero las humedades son tan habituales, que no suele prestarse la atención necesaria, sino que se naturaliza su existencia.

En muchos casos, se escogen productos “mágicos” para eliminar algunas de las consecuencias como puede ser la aparición de moho, malos olores, o desconche de pintura.

Lamentablemente, se trata por todos los medios -y con miles de productos- de resolver el problema sin contemplar en hacer las cosas bien desde el inicio para que esto nunca ocurra.

Y es por esto que se debe escoger el tratamiento antihumedad en paredes interiores con la seriedad que se merece y preguntarse sobre el método de impermeabilización de las mismas dentro de la vivienda. Es seguro que allí radica la mayoría de los problemas de humedad.

PROBLEMAS DE HUMEDADES EN PAREDES Y MUROS

Diversos estudios arquitectónicos y urbanísticos han determinado que uno de cada tres construcciones sufre problemas de humedades y que no está previsto ocuparse de ello. Es que la naturalización de las humedades llega a tal punto en el que estas ya han pasado a formar parte, muchas veces, de los propios ecosistemas urbanos. Algo que desde luego, es muy peligroso.

La mayoría de los problemas de humedades estructurales se generan con una combinación de descuido, falta de mantenimiento, control y carencia de un tratamiento antihumedad en paredes interiores y otras zonas del hogar.

Las paredes de las construcciones, además, albergan el sistema eléctrico, fontanería o aislamiento. Que también son importantes para la seguridad y el confort dentro del hogar y de las personas que viven allí.

La presencia de humedades y agua en los muros de una vivienda no sólo desgasta los materiales y reduce su durabilidad, sino también daña severamente las instalaciones y es un catalizador de otro tipo de problemas, por lo que un tratamiento antihumedad en paredes interiores es vital para la conservación del hogar. 

CONSECUENCIAS DE NO APLICAR TRATAMIENTO ANTIHUMEDAD EN PAREDES INTERIORES

Las consecuencias que acarrean las humedades en paredes y muros son muchas, muy variados y de distinta peligrosidad. Si no se opta por un tratamiento antihumedad en paredes interiores, estas consecuencias podrían presentarse en: aspecto estético, debilitamiento de la estructura edilicia, salud familiar.

ASPECTO ESTÉTICO

Si bien es el primero que comentaremos en el listado, no es el más grave ni el más importante, sino que es el más notorio y el que motiva en muchas ocasiones a que se busque un tratamiento antihumedad dado que a nadie le gusta tener manchas de humedad ni en el interior ni en el exterior. 

Ahora bien, esto puede ser catalogado como un problema, pero no es más que una señal a la que se debe estar atento. 

DEBILITAMIENTO DE LA ESTRUCTURA EDILICIA

Las paredes son un elemento constructivo fundamental que ofrecen resistencia, fortaleza, protección y aislamiento. Sin embargo, no siempre son el elemento constructivo al que más interés y atención se le presta. Es que con una simple capa de pintura periódica y una renovación en la decoración, muchos creen que se terminó. Y no es así. 

Un adecuado tratamiento antihumedad en paredes interiores que imposibilite la generación de humedades en la vivienda o que elimine las humedades ya existentes hará que la estructura edilicia no pierda resistencia, seguridad y fortaleza.

SALUD FAMILIAR

Las humedades son también una fuente de problemas de salud, y se ha demostrado que los ambientes húmedos están relacionados con distintas enfermedades respiratorias, que si no se aplica un tratamiento antihumedad en paredes interiores pueden llegar a transformarse en patologías crónicas como puede ser rinitis, asma o insuficiencia para respirar.

Especial cuidado se debe tener en caso de embarazo y en los meses posteriores. Pues éstos son propensos a tener problemas derivados de las humedades, como también lo son ancianos o personas con problemas previos.