humedad ideal en una casa

Conseguir un nivel de humedad normal en una casa juega un papel muy importante a la hora de tener mejor calidad de aire en el interior.

Cuando se habla de eficiencia energética en el hogar, se tiende a prestar atención a parámetros que no tienen en cuenta el nivel de calidad de aire interior, un elemento esencial en la salud de las personas. Lograr la humedad normal en una casa que proporcione un mejor ambiente es fundamental. Para ello, te contamos las claves para conseguir la humedad normal en una casa.

HUMEDAD NORMAL EN UNA CASA: HUMEDAD INTERIOR

La humedad ambiental se refiere a la presencia de vapor de agua en el aire. Este es uno de los parámetros a medir para determinar la calidad del ambiente interior en los edificios.

Para establecer unas condiciones óptimas de la humedad normal en una casa no sólo se tiene en cuenta la humedad relativa, la temperatura seca del aire, la temperatura radiante media de los cerramientos del recinto y la velocidad media del aire, sino que también se valora la actividad metabólica y el grado de vestimenta de las personas que se encuentran dentro de la estancia.

Por esto, las condiciones óptimas interiores de la vivienda varían de la época invernal al estío. Según los parámetros establecidos sobre las instalaciones térmicas en los edificios, las condiciones interiores en invierno se deben situar entre 21-23 ºC y un 40-50% de humedad relativa. Mientras que, en verano, la temperatura se situará entre los 23-25 ºC y la humedad relativa en 45-60%.

HUMEDAD NORMAL EN UNA CASA: CONFORT Y SALUD

El mantenimiento del ambiente del hogar dentro de los parámetros anteriormente indicados garantiza un nivel de confort para las personas que viven allí.

Al ser la humedad uno de los factores que más influyen en el confort, es importante contemplar algunos aspectos sobre la calidad del aire interior.

Estos aspectos son determinantes en la regulación de la humedad ideal de una casa, la humedad normal en una casa y de salubridad en general. Esto es debido a que no sólo tiene en cuenta la sensación de confort de las personas, sino que también priorizan su salud. Como relevante, el dato de humedad relativa máxima anteriormente citado del 60%, es el máximo al que habría que llegar si se quiere evitar condensaciones que dan lugar a aparición de moho y microorganismos perjudiciales para la salud.

MEDIR LA HUMEDAD DEL AIRE

Para medir la humedad del aire se utilizan higrómetros: unos equipos que durante las últimas décadas han evolucionado hasta tener un tamaño de un USB y estar totalmente digitalizados. Este hecho es un reflejo de la cada vez más relevancia que toma la humedad en el entorno diario.

Los higrómetros más modernos miden la temperatura y la humedad relativa (con fecha y tiempos de registros) y calculan parámetros complementarios como el punto de rocío. Este dispositivo es muy útil para conseguir lo que debería ser la humedad normal en una casa.

INSTALAR SISTEMAS DE VENTILACIÓN

La ventilación está estrechamente relacionada con el nivel de humedad dentro de casa, lo que repercute en el consumo de energía que se necesita para mantener un ambiente confortable y saludable en los diferentes ambientes del hogar.

Instalar sistemas de ventilación inteligentes ayuda a evitar las concentraciones elevadas de humedad gracias a su extracción de zonas húmedas como baños o cocina, manteniendo así el aire interior dentro de unos niveles adecuados consiguiendo la humedad normal en una casa.

Una escasa ventilación puede traer consigo problemas de salud a los habitantes de ese espacio, ya que puede dar lugar a porcentajes elevados de humedad y favorecer la concentración de diferentes elementos contaminantes. 

CONSULTAR CON ESPECIALISTAS EN HUMEDADES

No por último es menos trascendente, sino que es el más importante. Consultar con especialistas en humedad es vital para lograr valores de humedad normal en una casa. 

Contar con su asesoramiento te ayudará a:

  • Detectar problemas de humedad en tu vivienda
  • Prevenir humedades de cualquier tipo
  • Ahorro energético
  • Mejora de los niveles de confort
  • Control de la calidad del aire interior