humedad ambiente ideal

Estudios científicos relacionados a la humedad ambiente ideal recomiendan un nivel de humedad entre el 30% y el 50% en el interior de una vivienda, en función de la temperatura exterior: más humedad cuanto más calor hace y menos cuanto más frío. 

HUMEDAD AMBIENTE IDEAL

Para comprender algunos parámetros y valores de la necesidad de tener una humedad ambiente ideal vale destacar que, tanto elevada humedad como escasa, son perjudiciales para la salud.

Si el ambiente es extremadamente seco, las mucosas y la garganta se resecan y aumenta el riesgo de coger gripe y resfriados. Mientras que un ambiente muy húmedo dificulta la respiración y puede desencadenar alergias respiratorias. Además, pueden aparecer moho y ácaros.

NIVEL DE HUMEDAD AMBIENTE IDEAL PARA UNA VIVIENDA

No tener una humedad ambiente ideal en el interior de una vivienda, afecta no sólo a las personas, sino también a los animales, plantas y objetos que contienen. 

Si la humedad es excesiva se condensa en forma de agua perjudicando a los habitantes por la formación de mohos y la proliferación de bacterias y virus. También deteriora el mobiliario, la pintura y los tabiques de la vivienda. Por el contrario, si la humedad es muy baja afecta a las mucosas y a las gargantas de las personas con la conocida sensación de tener la boca seca.

Los estudios han demostrado que el nivel de humedad en una casa está en una franja comprendida entre el 40% y el 60% de humedad relativa; entendiendo que por debajo de estos valores empiezan a aparecer bacterias, virus y afecciones respiratorias, mientras que por encima son frecuentes la aparición de hongos, moho y trastornos alérgicos.

¿CÓMO LOGRAR QUE LA CALEFACCIÓN NO INFLUYA EN LA HUMEDAD?

Para evitar un ambiente muy seco debes mantener la temperatura de la calefacción en unos 20 grados. (recuerda que un exceso de temperatura reseca el ambiente). 

Instalar deshumidificadores para determinados ambientes o momentos específicos, puede ser también una buena opción para mantener la humedad ambiente ideal. 

Por el contrario, cuando hay exceso de humedad, se debe realizar una eficaz ventilación diaria de cada espacio. Esta acción debe ser ejecutada especialmente en la cocina mientras preparas la comida y los baños tras la ducha.

En la cocina, enciende siempre el extractor de humos. En el baño puede resultar útil instalar un extractor que se ponga en marcha, por ejemplo, cuando enciendas la luz.

Si el exceso de humedad es persistente debes contar con el asesoramiento de un profesional que determine el origen de la humedad.