humedad en la cocina

La cocina y el baño son los dos espacios de cualquier vivienda que son más propensos a tener problemas de humedades; y es porque en ellos está, justamente, la mayor cantidad de producción de humedades habituales. Desde el aseo cotidiano, a la comida, a la instalación de tuberías y grifos. Es por esto que, en este apartado te contaremos cómo prevenir y eliminar la humedad en la cocina.

HUMEDAD EN LA COCINA

En este ambiente en particular se desarrollan acciones que producen y desencadenan humedades. Es que al cocinar se genera vapor de agua que se condensa en paredes y cristales, por ejemplo, y que con el paso del tiempo, esto puede ayudar al desarrollo del moho y la aparición de manchas de humedad en las juntas del alicatado y ventanas. La pintura del techo también sufre el exceso de humedad, pudiendo llegar a agrietarse y desconcharse. En la cocina, también, los cambios de temperatura son muy elevados y el deterioro puede ser mucho más evidente que en otros lugares del hogar.

Estas señales están tan normalizadas que, prácticamente nadie toma conciencia de los grandes y numerosos riesgos que conlleva tener humedad en la cocina.

La correcta ventilación y extracción del aire caliente cargado de vapor de agua puede llegar a ser una solución. Sin embargo, la situación es un poco más compleja de lo que parece.

HUMEDAD EN LA COCINA POR CONDENSACIÓN

Vale destacar que en todos los ambientes de cualquier vivienda hay posibilidad de tener humedades de todo tipo, sin embargo las humedades por condensación son las más habituales en la cocina. Como se menciona anteriormente, el choque y contraste de temperaturas que se produce entre el interior y el exterior favorece a la aparición de humedades en la cocina por condensación.

PREVENCIÓN DE HUMEDAD EN LA COCINA

Como dice el dicho, “más vale prevenir que curar” también es válido en la humedad en la cocina y en todos los ambientes de tu hogar.

Hay algunas acciones muy sencillas que puedes llevar a cabo en tu vivienda para prevenir la aparición de humedad en la cocina, que no te llevarán demasiado tiempo y que puedes incluir en tu rutina diaria.

Ventilación cruzada en la cocina.  Ventila a diario este espacio, abriendo al menos dos ventanas; esto promueve la ventilación cruzada que hará que las humedades disminuyan.

Secar la ropa afuera. Si las personas supieran lo perjudicial que es el secado de la ropa en el interior de la vivienda, de seguro dejarían de hacerlo. 

Instalación de campana extractora. Este artefacto es de gran utilidad para con la disminución de la humedad en la cocina. Usarla al cocinar colaborará con el objetivo.

Optimizar la impermeabilización. Revisa periódicamente el estado de la impermeabilización de tu hogar. En caso que no tengas, sea insuficiente o esté deteriorada, no dudes en contactar a especialistas para su colocación.

SEÑALES QUE DETERMINAN HUMEDAD EN LA COCINA 

Es posible que busques prevenir los problemas de humedad en la cocina, y para ello, además de contar con especialistas que lleven a cabo tratamientos antihumedad, debes estar atento a cualquiera de estas señales. 

Aparición de moho y manchas de humedad en las ventanas y en las juntas de alicatado.

Desconche de la pintura del techo. 

Malos olores en alacenas.

Caída de revestimiento o despego de azulejos.

Si ya has detectado alguno de estos síntomas, es que ya tienes problemas de humedad en la cocina, y lo ideal es que te contactes con profesionales capacitados para resolver las humedades de manera definitiva.