condensación en casa

Conoce las maneras de prevenir la condensación en casa y algunas recomendaciones que puedes implementar para evitarla.

La condensación es el paso del agua de vapor a líquido a causa del enfriamiento. En el interior de los hogares se suele producir en las ventanas sin rotura de puente térmico o en paredes mal aisladas. Para controlar el problema de condensación en casa, sigue leyendo.

¿POR QUÉ SE PRODUCE LA CONDENSACIÓN EN CASA?

El problema de la condensación en casa es más común de lo que se cree y se produce más frecuentemente en invierno, cuando la calefacción está encendida y las ventanas permanecen menos tiempo abiertas.

La condensación en casa puede ser producida también a causa del puente térmico que se forma entre el exterior y el interior de la vivienda, transmitiendo el frío al interior a través de los materiales. La causa suele ser el mal aislamiento de las paredes o el uso de materiales que favorecen esta transmisión, como el aluminio.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR LA CONDENSACIÓN EN CASA

Ventilación:

No olvides ventilar a diario todas las estancias de la vivienda, aunque haga frío. Con 10 minutos será suficiente para prevenir la condensación en casa. Es preferible que lo hagas abriendo varias ventanas para que se produzca una corriente de aire. En cuartos de baño o sótanos donde no haya ventanas, debes producir esa ventilación de manera forzada, instalando extractores eléctricos o respiraderos.

Romper los puentes térmicos entre el exterior y el interior:

Eso evita que se produzca condensación en casa cuando hay humedad y la temperatura exterior baja del punto de rocío, que es cuando el vapor se transforma en agua. Ventanas con doble acristalamiento y con cerco con rotura de puente térmico y paredes con cámara son la mejor solución.

Apostar por sistemas de calefacción que no generen humedad:

Las estufas de butano, por ejemplo, no están recomendadas en lugares con humedad; es preferible usar aparatos de aire, emisores térmicos o un sistema de caldera y calefacción con radiadores

Por su forma, los radiadores producen una ligera convección del aire, que ayuda a secar el ambiente. Además, no conviene poner la calefacción muy alta; así evitarás grandes contrastes de temperatura entre el interior y el exterior, previniendo la aparición de la condensación en casa.

Pinturas transpirables en el baño y la cocina:

En estos espacios se tiende a aplicar pinturas impermeables, cuando lo recomendable es todo lo contrario: utilizar aquellas que son transpirables ya que aíslan de la humedad que sale a través de la pared, pero dejan salir el vapor fuera de la habitación, evitando la condensación en casa. Este producto puede aplicarse también bajo las ventanas que no tienen rotura de puente térmico. 

Cajas antihumedad:

Colócalas en las habitaciones que la padecen. Gracias a sus sales granuladas reducen hasta el 50 % de la humedad ambiental y, además, evitan la formación de malos olores.

Expertos en humedades:

Si verdaderamente quieres ocuparte del problema de la condensación en casa, es aconsejable que consultes con especialistas y expertos en humedades, que puedan asesorarte sobre un efectivo tratamiento y productos adecuados para tu caso en particular.