acabar con las humedades

Acabar con las humedades tiene que ser algo prioritario en tu lista de tareas de reparaciones, instalaciones o reformas en el hogar. Las humedades pueden convertir a tu vivienda, en muy poco tiempo,  en un lugar poco saludable y causar graves consecuencias.

Las causas de su aparición pueden ser varias y de distintos tipos. Lo que vale destacar aquí es que pueden aparecer en solo unas horas, y originar un verdadero caos. Acabar con las humedades es fundamental.

¿CÓMO LOCALIZAR LAS HUMEDADES?

Las humedades tienen diferentes formas de aparecer, y es por eso la importancia de saber localizarlas. Las manifestaciones más comunes son:

GRIETAS EN LA PARED

Si percibes grietas en las paredes, quiere decir que hay humedades a causa de una filtración. Este tipo de humedades son causadas por una impermeabilización deficiente o inexistente, desperfectos en la estructura o alguna fuga en la fontanería.

CRISTALES EMPAÑADOS

Esta manifestación suele estar relacionada a humedades por condensación. Este tipo de humedades vienen acompañadas de un fuerte olor, por lo que es fácil localizarlas. Sin embargo, acabar con las humedades de este tipo no es tan sencillo como descubrirlas.

DESCONCHE DE PINTURA EN PARTES BAJAS DE PAREDES

Si el desconche de pintura (o manchas de humedad) aparecen en las plantas bajas, particularmente en alturas menores a 1 metro, pueden estar asociadas a una acumulación de humedad en el subsuelo. Asciende a través de los poros de la pared y deja una imagen nada bonita. 

ACABAR CON LAS HUMEDADES: TIPS QUE NO ELIMINAN LAS HUMEDADES POR COMPLETO

  • Lo primero que debes hacer, al momento de identificar algunos de estos síntomas en tu vivienda, es potenciar la ventilación cruzada en todos los ambientes. Con esta acción, no se logrará acabar con las humedades, pero sí disminuirá en gran medida la mala calidad del aire que respiras a causa de su aparición.
  • ¿Sabías que hay problemas de humedad causados por el solo hecho de hacer vida corriente en el hogar? Pues tú mismo, entonces, puedes reducir la producción de la misma. Puedes optar por instalar un extractor, tapar cacerolas mientras cocinas,  cerrar la puerta para evitar que se propague el vapor por toda la casa y ventilar adecuadamente el baño tras darte una ducha.
  • No tengas muchas plantas en el interior de tu hogar. Tener muchas puede provocar una acumulación de humedad. Sí, sabemos que aportan mucho a la decoración del hogar, pero a la hora de acabar con las humedades no son unas buenas aliadas. Puedes optar por elegir especies que no acumulen mucha humedad como el bambú, el laurel o los crisantemos que son tipos de plantas que ayudan a evitar el exceso de humedad y el detalle decorativo seguirá estando.
  • Cuando secas la ropa, escoge hacerlo en un tendedero fuera de casa.
  • Airea periódicamente armarios y zonas cerradas. Cuando hay un exceso de humedad en el ambiente, los armarios son los que sufren primero. 
  • La instalación de un deshumidificador puede ser una buena opción para acabar con las humedades, ya que absorben y drenan la humedad de forma rápida y sencilla. 

Más allá de estos consejos prácticos y tips que puedes ejecutar tú mismo, es fundamental acudir a profesionales y especialistas en humedades cuando percibas las señales que determinan la aparición de un problema. Vale recordar que, estos tips no son soluciones definitivas sino que son justamente consejos para disminuir las graves consecuencias que puedes llegar a padecer si no lo resuelves. En pocas palabras, estos tips te ayudarán a ganar un poco de tiempo, mientras consigues un especialista en el tema que sepa qué tratamientos aplicar y dónde para acabar con las humedades de una buena vez.